Tiramos a la basura comida para alimentar al resto del mundo

Yo tengo un gran problema. Como todos mis amigos y allegados saben, me cuesta muchísimo dejarme comida en el plato. Aunque no tenga hambre y esté saciado, sigo comiendo. No me gusta dejar comida, porque creo que es un acto de irresponsabilidad. Además de que me gusta el buen comer, todo sea dicho.

Pues resulta que aguien, concretamente del Programa de Acción contra Desperdicios de Recursos Reino Unido (WRAP), se ha dedicado a contabilizar y estimar la cantidad de comida que desperdiciamos en los países desarrollados (concretamente en el Reino Unido), llegando a la conclusión de que una tercera parte de la comida que compramos termina en la basura. Y, de esa comida que se tira, el 60 % llega intacta al contenedor, con lo que podría haber sido ingerida por otra persona sin ningún problema de escrúpulos.

A parte del enorme desperdicio de dinero que esto supone (a quién no le duele, por ejemplo, dejarse comida en un buen restaurante, sabiendo del desembolso), hay que añadir la escasez de comida que se está produciendo en los últimos tiempos, con el consiguiente aumento de precios y, sobre todo, que esos alimentos sobrantes los podrían haber consumido otras personas que no han tenido acceso a ellos.

Esto me da mucho que pensar. Si fuéramos capaces de organizarnos suficietnemente bien y ceder una parte de nuestro derroche, cientos de millones de personas en el resto del Mundo vivirían mucho mejor y no morirían de hambre.

Visto en Intercambia.net.

Por favor, deja cualquier comentario que te surja al leer esta entrada, o comparte con nosotros tus propósitos de enmienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *