Una conducción más ecológica

Hace un tiempo leí en una revista del RACC, creo, un artículo sobre unos cursos de conducción económica y ecológica, con los que dicen se puede ahorrar hasta un 15-20% de combustible. Esto me dio qué pensar, y comencé a reducir las revoluciones a las que cambio de marcha cuando utilizo el coche y no necesito mucha potencia (casi siempre). Un tiempo después encontré un wiki (que no he conseguido volver a localizar) en el que se daban ciertos consejos para los conductores de coches medianamente modernos para reducir el consumo. Puse todos estos consejos en práctica y resultó que, si yo trabajaba a unos 13 Km de mi casa y iba y volvía todos los días en coche y prácticamente no lo utilizaba para más, en vez de durarme unas cuatro semanas el depósito de combustible, me duraba casi, casi, una semana más. Cinco semanas. Además, se redujo mi estrés considerablemente. ¿Quieres saber qué hice para ello? Sigue leyendo…

Lo principal es tener en cuenta que hay que modificar el estilo de conducción. Es decir, que no puedes seguir conduciendo de la misma manera que hasta entonces. Es lógico, porque el coche es el mismo, así que lo que tiene que cambiar es la actitud del conductor. Los principales cambios que hice son:

  • El coche es un transporte, no una diversión, y me juego la vida cada vez que me monto en él. No tengo que llegar el primero, ni ir siempre delante de los demás, ni voy a perder puntos, dinero o reputación porque alguien me adelante. ¡Cuánto mal ha hecho Fernando Alonso a este país!
  • El coche debe estar siempre en las mejores condiciones técnicas posibles. Hay que mirar y cambiar habitualmente el aceite, la presión de las ruedas, etc.
  • Llevar una climatización inteligente. Si se va a poca velocidad (menos de unos 70 Km/h) y dentro del coche no hace calor como para que me desmaye, la mejor forma de que entre fresco es por la ventilación del coche. Si no es suficiente, se pueden bajar un poco las ventanillas para que se airee el habitáculo. Si se va a más velocidad, las ventanillas abiertas frenan el avance del coche enormemente, porque rompen la aerodinámica del vehículo. Es mejor utilizar el aire acondicionado. Para evitar que el coche nos reciba con un soplo de aire hirviendo, en verano podemos utilizar parasoles en todos los cristales.
  • No correr. A mayor velocidad, mayor consumo y emisiones. En mi coche la velocidad óptima viene a estar hacia los 80-90 Km/h, a menor velocidad el coche no rentabiliza tanto lo que consume y a mayor velocidad el consumo se va disparando cada vez más. Esto no quiere decir que vaya a 80 por la ciudad, sino que, por las carreteras con límite de 100 Km/h, puedo ir un poco más despacio.
  • Reducir con las marchas. Hay gente que, para ahorrar combustible, en las bajadas que no son muy peligrosas, pisa el embrague para que el coche vaya al ralentí. Esto es bastante peligroso, porque se pierde en gran parte el control sobre el coche y no podemos reaccionar igual ante un imprevisto. Además, el coche sigue consumiendo al ralentí. Sin emabrgo, los coches que no tienen más de 15 años, a partir de 20 Km/h y 1.500 rpm, cortan toda o en gran parte la alimentación de combustible al motor, con lo que podemos bajar las cuestas o reducir en los semáforos consumiendo nada o prácticamente nada. Esta medida es una de las que más pueden hacer cambiar el modo de conducción.
  • Cambiar de marcha antes. En un coche diesel, suele bastar con cambiar entre 2.000 y 2.500 rpm y en uno gasolina entre 2.500 y 3.000 rpm. Por supuesto, depende de la cilindrada del coche y de su potencia. Llevar una marcha más alta reduce el consumo a la misma velocidad al reducir las revoluciones y, por lo tanto el combustible que se inyecta. Eso sí, debemos ser conscientes de que tendremos menos potencia y habrá que ser capaces de reaccionar y reducir marcha en caso de necesitarla.

Como ya os he dicho, yo conseguí reducir mi consumo en casi un 20 % (a groso modo) y mi estrés al conducir bastante más. Aquí os dejo otros consejos relacionados con la forma de reducir el consumo en la conducción.

Puedes compartir tu experiencia o dejar un comentario a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *