Como utilizar P2P sin miedo

[tweetmeme source=’nombredetutwitter’ only_single=false]

Lo primero que hay que decir es que el P2P y el intercambio de archivos es legal, siempre que se respeten los términos establecidos por la ley, ya que es exactamente igual que si dos amigos intercambiaran un CD con cualquier contenido en persona, sólo que la tecnología de Internet permite hacerlo con todo el Mundo a la vez. Mucha gente cree, erróneamente, que no es así, debido a la intencionada desinformación de las principales gestoras de derechos de autor. Sin embargo, si yo escribo un libro propagandístico para difundir las ideas políticas del Partido Pirata, por ejemplo, y lo que quiero, lógicamente, es que lo lea la mayor cantidad de gente posible, para conseguir sus votos, ¿por qué no voy a poder difundirlo mediante descargas gratuitas en Internet y mediante las redes P2P? Un ejemplo real de esto es el libro del abogado David Bravo llamado “Copia este libro”, en el que podrás encontrar más información y de forma más precisa sobre este tema.

Respecto a las obras artísticas registradas con copyright, en España la compartición de dichas obras está amparada por el derecho de copia privada. Respecto a la copia y distribución de programas (software), hay que tener en cuenta que se pueden hacer copias de seguridad, pero no estos productos no están amparadas por el derecho de copia privada, por lo que descargar programas con licencias que no permitan su distribución, puede constituir una infracción del código penal. Por otra parte, tenemos licencias libres que nos permiten y nos animan a redistribuir programas, entre la más conocida se encuentra la licencia GPL de la Free Software Foundation.

Una vez llegados a este punto, podemos saber qué tipos de contenidos podemos y no podemos descargar. Sin embargo, hay un problema más: ¿Qué sucede si, queriéndonos descargar un contenido completamente legal nos descargamos un contenido ilegal? Esto sucede, por ejemplo, con el tema de la pornografía infantil, en el que algunos pedófilo y pederastas, esconden sus depravados contenidos bajo el nombre de otros archivos como, por ejemplo, películas infantiles o películas pornográficas de adultos. Además, hay gente que distribuye programas adulterados con virus y demás software malicioso.

Según la naturaleza de las redes P2P, en cuanto comienzas a descargar un archivo, comienzas igualmente, a distribuirlo a los demás, es decir, en el momento que comienzas a bajarte un archivo con un contenido no deseable, te conviertes en distribuidor de dicho contenido. Según el código penal vigente en España, puedes estar cometiendo delitos de distribución de contenidos ilegales. Hay que recordar que, en el caso del abuso de menores, la mera posesión de dichos contenidos es constitutiva de delito. Sin embargo, tú no puedes saber qué es lo que estás descargando hasta que, o bien no se ha descargado completamente el archivo o bien no tienes una porción suficientemente grande como para previsualizarlo (muchos programas de intercambio P2P permiten hacer esto). ¿Qué podemos hacer para protegernos contra estos delitos? Sigue leyendo.

  • En primer lugar, no tener miedo y no dejar de descargar contenidos legales. Ya hemos dicho que, por mucho que algunos interesados (músicos y gestores de derecho de autores con licencias copyright, empresas fabricantes de programas informáticos con licencias privativas, etc.), estás en tu absoluto derecho de descargar los contenidos que la gente quiere distribuir voluntariamente y los que están amparados por la ley y el derecho de copia privada. La cultura libre y muchas tecnologías punteras hechas con software libre tienen su medio de distribución, entre otras formas, mediante el P2P.
  • En segundo lugar, hacer las cosas de forma racional. Sé de gente que, queriendo descargar películas infantiles, se fió completamente de lo que descargó y directamente lo copió a DVD. En cuanto puso una de esas películas a un niño, éste dejó de creer que los niños vienen de parís traídos por una cigüeña. ¿Qué intento decir? Que hay que verificar absolutamente todo lo que se descargue de Internet. Primero con un programa antivirus para proteger nuestro equipo y nuestros datos de los programadores poco éticos, y después comprobando que lo que hemos descargado de forma legal (o no tan legal, si te quieres arriesgar), coincide con lo que esperábamos. No sería la primera vez que alguien se descarga la última versión de una distribución GNU/Linux y se encuentra con una película como la que escandalizó al niño de antes, o una copia de un Sistema Operativo privativo plagadito de virus. Es importante activar la opción de previsualización de las descargas y visualizar cuanto antes lo que estamos descargando (y distribuyendo) y ver los nombres reales de los archivos fuentes (puedes estar descargando un archivo desde archivos fuentes con otros nombres que te den pistas de que lo que descargas no es lo que tú querías). Hay que conocer un poco cómo funciona nuestro programa de P2P.
  • Finalmente, si tenemos la mala fortuna de descargar algo ilegal (esto sobre todo va dirigido a contenidos poco o nada éticos con menores), copiar el nombre del archivo que hemos descargado, toda la información que podamos acerca de él, eliminarlo completamente de nuestros equipos y dispositivos (recordemos que la mera posesión de pornografía infantil es constitutiva de delito) e ir a la comisaría, cuanto antes, a denunciarlo. De esta manera, si nos vemos implicados en una redada de contenidos ilegales (muchas de esas redes de pedofilia que publicitan en la televisión) y registran nuestros ordenadores y dispositivos de almacenamiento, no tendremos contenidos inadecuados, con la denuncia tendremos constancia documental de que no nos gustan ese tipo de contenidos y ayudaremos a detener a los pederastas, quizá a los pedófilos y esperemos que a evitar que muchos niños sean abusados.

NOTA: No soy jurista ni nada similar, por lo que puede que alguna información presentada en esta entrada no sea precisa o sea incorrecta. Este artículo únicamente constituye una serie de recomendaciones a tener en cuenta desde mi punto de vista. No me hago responsable de los resultados derivados de seguir las pautas expuestas.

Si quieres dejar algún comentario, por favor, hazlo a continuación.

6 thoughts on “Como utilizar P2P sin miedo”

  1. Wenas, yo tampoco soy jurista, ni ná, pero yo en todo caso hasta no haber interpuesto la denuncia no borraba nada, (eso si, desconectándote del emule, para no seguir distribuyendolo) porque al borrarlo puedes estar cometiendo otro delito, yo denunciaba como dice nacho y luego ya seguiria las directrices que me dijeran la policia.
    Pero lo que dice nacho, que yo tampoco tengo mucha idea.

  2. Hola Nacho … hace unos 15 días que descubrí tu página y la verdad … es apasionante. Ya no me lo pienso más y te añado al RSS ( que trato de limitar en lo posible para que sea práctico )

    También voy a sugerirle el enlace en un comentario a R. Galli pues he visto que trata un tema que te había leído hace unos 10 dias …. y desde entonces … le doy al botoncillo de apagar …. cuando termino con la PS3 … todo sea gestionar gastos;)

  3. Hola Pasharati, has llegado en el mejor momento, porque la verdad es que me estaba bajando un poco la moral con esto del blog, viendo que tampoco hay mucha gente que lo siga. ¡Gracias y espero no decepcionarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *