Película: La Momia. La Tumba del Emperador Dragón

Ya sé que en la anterior crítica de Gente de mala calidad dije que iba a hablar de Hancock, pero es que finalmente, no la he visto por recomendación de gente cercana, que me han dicho que no es para tanto, así que quedará para verla más adelante alquilada (o descargada, pero queda mejor decir que la alquilaré). Por ahora, os hablaré de la última que fui a ver este fin de semana: La Momia: La Tumba del Emperador Dragón. Continúa leyendo para leer la crítica completa.

Ante todo, decir que lo que te encuentras es casi exactamente lo que te esperas, es decir, la tercera entrega de la saga de La Momia, lo que viene a ser el normalito Brendan Fraser, corriendo como loco a matar a alguien muy poderoso y muy muy malo de hace unos miles de años y que ha sido revivido por un adicto al poder y a la sumisión que quiere que su señor domine mundo mientras él se somete como buen esclavo fiel (qué gran novedad). Todo esto con una nueva mujer, interpretada por la actriz Maria Bello, que no me termina de cuadrar en medio de la batalla final (que, por supuesto, la hay), por su apariencia de fragilidad y que introduce una discontinuidad con la anterior actriz, Rachel Weisz, descolocando un poco a los seguidores de la saga.

Me atrajo mucho la idea de incluir algo de Historia China en una película de este tipo, ya que me atrae bastante y me parece tan interesante o más que la occidental, ya que los chinos llegaron a conseguir grandes logros y tuvieron quizá el impero más grande del Mundo y, además, me atrae bastante el mundo y la cultura oriental y me encantan películas como La Maldición de la Flor Dorada o Hero, ésta última una auténtica delicia de película y cuya visualización recomiendo encarecidamente. Además, aparece Jet Li, que también podemos ver en Hero, pero creo que su papel no es muy espectacular pese a ser el actor chino de moda, principalmente, por que su personaje no se precia a que el actor se luzca, porque tiene muchos (demasiados) polmorfismos, que obligan a utilizar mucho el ordenador (por cierto que, con el tiempo que llevamos ya utillizando animación por ordenador en los efectos especiales, me parece imperdonable que los movimientos humanos sigan teniendo tan poco realismo, sobre todo con las maravillas que se hacen con cálculos físicos para fluidos y elementos mucho más complicados).

Definitivamente, una película familiar (aunque eso de una pelicula familiar plagadita de violencia, tiros, muertos resucitados, patadas a la Historia y palabrotas y maldiciones varias no me termina de cuadrar), con acción, algo de humor, aunque menos que en las anteriores entregas y el superficial romanticismo hollywoodiense, que debe de ser el guiño a las “petardas” de las mujeres estadounidenses para que vayan a acompañar a los maridos y a los críos a ver la película, porque si no, no entiendo por qué tienen que aparecer las, tan sólo dos o tres, repetitivas historias que parece haber en todos los guiones de hollywood y que nos hacen tragarnos una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *