Bancos a los que no les afecta la crisis de las hipotecas subprime

Parece que la crisis de las hipotecas subprime está extendida por todo el mundo, incluida Europa y que está llevándose, junto el alza del precio del petróleo, muchos capitales y puestos de trabajo. Yo no puedo dar una solución firme a todo esto, salvo seguir trabajando y seguir gastando lo más parecido a como lo hacíamos antes que nuestras deudas (hipotecas y préstamos) nos permitan, ya que es en lo que se basa nuestra economía actual. Por otra parte, nos interesa seguir ahorrando como hasta ahora lo veníamos haciendo, debido al alza de los tipos de interés en Europa. Sin embargo, si ni los propios bancos se fían de ellos mismos, ¿cómo nos podemos fiar nosotros de ellos? A continuación propongo una alternativa a los bancos y cajas “tradicionales” que no se va a ver afectada por el agujero negro de la banca creado por las hipotecas subprime.

En primer lugar, es importante y muy interesante leer y comprender a qué se debe la crisis mundial que estamos sufriendo actualmente. A modo de resumen muy corto (recomiendo encarecidamente la lectura tranquila del enlace anterior, que es un artículo de Leopoldo Abadía muy difundido ya y puede que hayas tenido ocasión de leerlo en algún otro sitio, con actualizaciones de Nacho Giral, socio fundador y director de atrapalo.com), decir que, básicamente, se gestó en los recientes años de gran bonanza económica en EE.UU., en la que se estaba gestando una burbuja inmobiliaria. Entonces, resultó que a los cerebros de los bancos estadounidenses, se les ocurrió prestar dinero mediante hipotecas a lo ellos llamaron los ninjas (no income, no job, no assets, o en castellano: sin ingresos fijos, sin trabajo fijo y sin propiedades). Estas personas tenían un riesgo de impago muy alto pero, como les cobraban unos intereses también elevados, mientras más o menos pagaran, los bancos ganaban dinero. Estas son las hipotecas subprime. Aquí el primer error, la visión a corto plazo, porque todo el mundo con dos dedos de frente sabe que la economía liberal tiene un ciclo de subidas y bajadas y que después de una subida muy grande, viene una bajada muy grande.

Por otro lado, como los bancos estadounidenses no podían prestar todo ese dinero, a su vez lo pidieron prestado a bancos y cajas de Europa y el resto del mundo, porque el mundo globalizado actual permite esas facilidades. Y el resto de bancos, confiaron en los estadounidenses, porque… ¡son estadounidenses! Pero ello les hizo meter su dinero en un negocio con un gran riesgo, sin que lo supieran a ciencia cierta.

¿Qué sucedió? Pues lo que tenía que pasar, que a EE.UU. dejó de irle tan bien, estalló la burbuja inmoviliaria, las propiedades hipotecadas bajaron a un precio muy por debajo por el que se habían vendido y los ninjas comenzaron a dejar de pagar, y empezaron a crearse agujeros negros de deudas que difícilmente serían pagadas. Después, estas deudas se empezaron a empaquetar en fondos de un cierto riesgo, se juntaron con otras de menor riesgo, se reempaquetaron, se rereempaquetaron… y así hasta hoy, cuando tenemos un gran agujero negro de deuda de difícil satisfacción que afecta, prácticamente, a la economía global.

Sin embargo, ¿hay alguien que haya podido librar de esto? Si los bancos se dejan unos a otros sin decir nada a sus clientes y prácticamente sin preguntar, sobre todo si a quien le prestas dinero es a un importante banco de la mayor potencia mundial de la Historia de la Humanidad, ¿cómo me puedo asegurar de que mi dinero no va a estar alimentando esta espiral especulativa sin control? La respuesta es muy sencilla: sabiendo lo más exactamente posible dónde invierte mi dinero el banco al que se lo presto. Y, ¿qué bancos permiten hacer esto? Pues aquellos cuya diferencia principal está, precisamente, en dónde invierten el dinero del que disponen. Y los bancos que hacen esto son los Bancos Éticos, bancos que funcionan de la misma forma que los bancos y cajas comunes, pero que tienen unos criterios muy estrictos de dónde meten su dinero y controlan muy rigurosamente a las empresas que financian, centrándose, sobre todo, en empresas que aportan beneficios ecológicos y sociales además de económicos.

En concreto, en España yo trabajo con Triodos Bank, (del que no cobro comisión ni nada parecido por anunciarlo, sino únicamente pretendo el aumento de importancia de la banca ética frente a la tradicional). Este banco funciona de forma relativamente parecida a ING Direct y Open Bank, por ejemplo, dando unas buenas rentabilidades (no tan altas como ING y Open Bank, pero suficientes), disponen de cuentas corrientes, de ahorro, fondos de inversión y tarjeta de crédito, todo ello con criterios ecológicos y sociales. Aunque yo llevo trabajando con ellos desde antes de constituirse como banco, cuando únicamente eran un gestor de fondos, y han relajado ligeramente su anteriormente impecable atención al cliente y siguen, después de dos años, sin implementar la posibilidad de ver el consumo con la tarjeta a través de Internet, aunque recibes las compras efectuadas por SMS, casi antes de que te de tiempo a firmar el recibo en la tienda.

4 comentarios en “Bancos a los que no les afecta la crisis de las hipotecas subprime”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *