Película: Wall-e

Este fin de semana he tenido la oportunidad de ir a ver una de las últimas joyas de la animación de Pixar y Walt Disney. Como la mayoría sabrá, por la gran publicidad que se ha hecho, Wall-e es una tierna historia de un pequeño robot clasificador de basura, único “superviviente” en La Tierra de la operación de limpieza que se hace para intentar restaurar el buen estado del planeta, después de que la humanidad, con su afán consumista y despilfarrador destruyera la posibilidad de vida en el planeta. Para leer la crítica completa de la película, continúa leyendo la entrada.

Hacía ya tiempo que no conseguía salir del cine con la sensación de haber visto una película por la que mereciera la pena haber pagado siquiera un euro, y ha tenido que ser con Disney. No es que me gusten mucho las producciones de estos estudios, porque están llenas, sobre todo las clásicas, de tópicos y valores que algunas veces rozan lo no recomendable, desde mi punto de vista, sobre todo para los niños (¿os habéis fijado, por ejemplo, que los criados siempre son negros?). Sin embargo, es cierto que Pixar es espectacular. A nivel técnico, la película es una auténtica maravilla. Los ambientes y fondos de Wall-e parecen rodados más que dibujados, debido a su gran realismo, la física de los robots, el insecto y los diferentes elementos es muy real, como cabe esperar una de las pricipales empresas de animación del mundo y la solución de caricaturizar a los humanos ayuda a que parezcan más reliastas sus movimientos, que es lo que siempre falla en las animaciones por ordenador. También me han sorprendido gratamente la traducción de la propia película al castellano, traduciendo la mayoría de los textos que aparecen a lo largo de la proyección (un par de ellos se les ha debido pasar). Esto está muy bien, sobre todo para los niños, que la gran mayoría no podrán defenderse en inglés hablado, como para intentarlo con el escrito en medio de una película, si es que no les cuesta ya con el mismo español.

Respecto a la historia, hay que tener en cuenta que más que rozar, se mete de lleno en la pastelosidad, presentando un protagonista muy mono y muy cuco que puede llegar a parecer demasiado dulce si no vas mentalizado de antemano. Es normal, recordemos que es una película para niños y, por lo tanto, se exageran muchas cosas. Además, es la apuesta principal de la película, pero me parece que les ha salido bien, porque te ayuda a identificarte con el personaje y meterte en la película. Durante la proyección, podremos ver claramente una crítica al consumismo desmesurado que tenemos en nuestra sociedad que desemboca en la destrucción de la vida sobre La Tierra (si me dicen esto de Disney precisamente, no me lo creo, pero es así), al sedentarismo y a la pasividad que estamos adoptando y que nos desembocará en la incapacidad de resolución de problemas si no es dependiendo de máquinas y artefactos anteriormente creados por nosotros y a las nuevas formas inpersonales de comunicarnos que, gracias a (o por culpa de) Internet y los nuevos medios de telecomunicaciones estamos adoptando y que promueven la comunicación a través de ellos en vez de en persona, evitando así el contacto humano que es precisamente una de las cosas más importantes en el desarrollo de cualquier animal y, por lo tanto, de los seres humanos. Creo que también hay un guiño a las plantas y, por lo tanto a los árboles, como básicas para el planeta Tierra y la sustentación de la Vida en él.

Definitivamente, una película que mere la pena ver y a la que merece la pena llevar a los pequeños de la casa, máxime si se les explican los detalles que a ellos posiblemente les pasen desapercibidos.

2 comentarios en “Película: Wall-e”

  1. Hola Fallen. Muy buena crítica la de tu blog. Sin embargo, incluso ahí dices que la película es buena. Lo que criticas después es toda la mierda que hace la empresa Disney para sacar la pasta a los padres y padrinos de los niños, a costa de vender auténtica basura que probablemente tirarán en unas semanas. Eso sí, Disney habrá sacado una buena tajada.

    Es cierto que es contradictorio, pero este mundo es contradicgtorio de por sí. Te lo digo sentado en mi sillón, en una bitácora que pretende hacer ver a la gente que tiene una responsabilidad para con el planeta y la sociedad[1]. De momento, creo que con dejar patente como muy bien has hecho y no entrar en su juego derrochador, vamos bien.

    [1]: http://nachoblanco.wordpress.com/category/responsabilidad-social-personal/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *