Simyo: 25 minutos para conseguir 1,82 euros

[tweetmeme source=’nombredetutwitter’ only_single=false]

Hace unos meses me dí de alta en Simyo, atraído porque no tiene consumo mínimo, ni contrato de permanencia ni nada para atarte a la compañía, lo que es de agradecer, porque si te quedas, te quedas a gusto y no por obligación o amenzas. Liberé mi teléfono móvil por Internet, sin pagar un duro (como ya tiene un tiempo, pude encontrar los códigos para hacerlo) y suscribí una oferta muy interesante con Simyo que me daba la tarjeta por 1€ con 10€ de saldo y hasta 5€ cada mes hasta final de año navegando por Internet.

Pues bien, resulta que el primer mes, a pesar de que mi móvil no está demasiado preparado para la conexión a Internet (tiene GPRS, también llamado 2G, y gracias), como me iba a salir gratis, probé a ver qué tal iba. La experiencia no fue muy buena, ya que el móvil se quedaba colgado en seguida, pero bueno, en cuanto a conectividad parecía ir bien, no puedo decir más. Lo curioso vino dado porque, al poco de encender el teléfono con la tarjeta de Simyo, recibí, junto con los típicos mensajes de bienvenida, activación y configuración de datos, un mensaje en el que se me decía que se me daba de baja en la promoción de los 5€ al mes en datos, que era justamente una de las cosas que más importancia di a la hora de decidirme a comprar la tarjeta de Simyo. Acto seguido, llamé al número de información y me dijeron que no me preocupara, que en la factura vendría desglosado y abonado, así que no me preocupé. Hasta que, unos meses después, comprobando que no hubiera errores en la facturación, cosa que había leído por ahí y que puede ser medianamente entendible en una compañía nueva, comprobé que me habían descontado el importe de las conexiones de datos y no se me había abonado después, así que decidí llamar al 121 de nuevo y comentar la situación. Entonces me dijeron que no había problema, que alguien del departamento de facturación lo miraría y se pondría en contacto conmigo. A mí me pareció la típica respuesta de “paso de ponerme a mirar el problema, envío la incidencia a facturación y que ellos se apañen“. Esto fue hace ya casi tres semanas y a día de hoy no me ha llamado nadie de Simyo para este tema. He de decir que las dos personas con las que hablé anteriormente no me solucionaron nada, me dió la impresión de que no me escuchaban y de que pasaban de mí. Supongo que será casualidad, pero las dos personas eran hombres y tenían acento sudamericano.

El caso es que vuelvo a llamar al 121 de Simyo y, después de esperar los correspondientes 5 minutos (también yo tuve la genial idea de llamar en la que debe ser la peor hora, las 8 de la tarde) para que alguien me atendiera, pude hablar con una mujer con acento español (lo contrario a las otras veces) que al principio me dijo algo así como que no le competía el tema porque era cosa del departamento de facturación, pero acto seguido debió de coger fuerzas y me pidió mis datos y se puso a hablar con ellos para aclarar el tema. 19 minutos después, hasta completar los 24 minutos y 10 segundos, de los cuales, 22 estuve escuchando la radio (digo yo que debe ser la radio, porque la música que pone Simyo mientras esperas está plagadita de interferencias y cortes) y me confirmó que se me había hecho un abono de los 1,82€ que correspondían a las conexiones de datos y que me tenían que haber sido abonadas hace 4 meses. Desde aquí quiero dar las gracias a esta persona del 121 de Simyo que, aunque tardó bastante (ya sé cómo funcionan estas cosas, también he trabajado en algo parecido y se tarda en explicar a la gente el problema y en dar con la persona adecuada para solucionarlo), no pasó de mí como los anteriores y en una sola llamada me solucionó el problema. Si ha habido algún cambio durante estos meses de verano en la centralita de llamadas de Simyo, la han hecho muy bien. Si, por otro lado, ha sido algo puntual, esta mujer no se les puede escapar de ningún modo, porque en todo momento me trató correctamente, me dio confianza, me prestó atención y csi no me sentí como si fuera un número, que es como me siento siempre que llamas al ADSL, al móvil, al teléfono fijo o a servicios del estilo.

Por cierto, que con Simyo muy bien, se puede consultar casi todo desde su página web, la cobertura es muy buena (mucho mejor que la de Movistar, desde mi experiencia fuera de las grandes poblaciones) y, de momento, he pagado 1€ para un consumo de 16,82€, gracias a las promociones de salida y a haber recomendado a una persona.

Vaya, me ha quedado muy pro-Simyo, pero es que estoy tan asqueado de las otras compañías de teléfonos móviles (por cierto, que si no contraté Yoigo es debido al poco cuidado que un determinado empleado tuvo conmigo en una competición deportiva) que quiero que a estos les vaya bien para que les den una buena lección de gestión de clientes. Holandeses tenían que ser.

One thought on “Simyo: 25 minutos para conseguir 1,82 euros”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *