Ensaladas Windows: 40€ la unidad

Alucino con las relaciones lógicas que algunas personas pueden llegar a hacer. Hace poco comentaba que me enervaba con la queja pública de los dirigentes de Leche Pascual en su último anuncio, quejándose de que la gente normal, al ir al supermercado habían dejado de comprar su producto “de marca” por marcas de leche de “marca blanca” con precios mucho más ajustados, cuando lo que tienen que hacer es reducir sus márgenes, su elevado tren de vida y repartir mejor sus beneficios, incluyendo con sus clientes.

Pues bien, ahora viene la Sra. María Garaña Corces, Consejera Delegada de Microsoft España, anunciando que el Windows que podrían llevar los ordenadores del proyecto Escuela 2.0 del Gobierno, llevará una licencia de Windows (se entiende que recontracapada y recortada, como es habitual en Microsoft en estos casos) que tendrá el coste, tan sólo, de una ensalada (no voy a entrar, ahora mismo, en una guerra entre Windows y GNU/Linux, porque el primero no tiene nada que hacer contra el segundo). Una ensalada es bastante barata. En cualquier restaurante normal cuesta entre 5 € y 10 €, más o menos. Me pareció un precio realmente ajustado para un Sistema Operativo. Sin embargo, no estamos hablando del mismo nivel de restaurantes. La Sra. Consejera Delegada de Microsoft España no se mueve en el mismo tipo de locales en el que lo hacemos la “plebe”. A ella le cobran, tranquilamente, 40 € por una ensalada (a saber qué le cobrarán por un solomillo), que es el precio que poco después ha confirmado. El caso es que, comprando licencias de Windows, estamos permitiendo que la Sta. Consejera Delegada de Microsoft España y, por extensión, el resto de la directiva, pueda seguir gastándose 40 € en una simple ensalada. Allá cada cual con su conciencia. Yo uso Ubuntu.