Devolver a Atenas los mármoles del Partenón

La gente que me conoce sabe que me encanta la Historia y la Cultura Clásicas. Disfruto enormemente con lecturas como la trilogía de Santiago Posteguillo sobre Escipión el Africano y visitas a ruinas romanas. Tengo pendiente un viaje a Grecia para ver todo lo que queda allí de la Cultura Helénica, cuna de nuestra cultura europea occidental actual. Y, cuando vaya, me gustaría poder ver allí todo lo que se han llevado, principalmente los británicos. El edificio más conocido de toda Grecia, el Partenón, cuyo nombre significa la residencia de las jóvenes, es de orden dórico y fue construidoal rededor del año 440 a. C. Albergaba una escultura de Atenea que medía doce metros de alto y en la que se habían utilizado 1.200 Kg de oro. Siglos después fue utilizado como iglesia bizantina y como mezquita musulmana, pero su peor momento, fue en 1687, cuando el ejército turco lo utilizó como polvorín, durante el sitio de Atenas, pensando que no lo bombardearía, pero, finalmente, una bomba cayó, causando los mayores daños de toda su historia.

Finalmente, a principios del Siglo XX, Sir Elgin, el embajador británico en Constantinopla, trasladó al Museo Británico los principales conjuntos escultóricos del monumento, con la excusa de conservarlos. Recientemente, los griegos han construido un museo especialmente dedicado para conservar las piezas expoliadas por Sir Elgin, las cuales no se habían devuelto con la excusa de que no se disponía de los medios necesarios, pero que se llevarían a su lugar de origen cuando estos medios se hicieran efectivos. Por lo tanto, el momento de devolver las esculturas del Partenón a Atenas ha llegado y se ha puesto en marcha una campaña internacional, llamada Bring Them Back (devolvedlas) para exigir al Reino Unido que cumpla con su compromiso. Allí, se puede conccoer más información acerca de las obras, de su historia y firmar un apetición para que la Unión Europea trate el asunto en el Parlamento. Se necesitan 1.000.000 de firmas y en el momento en que escribo estas líneas, hay 130.285, incluida la mía.

Referencias:

¡Que vuelvan a Atenas los mármoles del Partenón! En meneame.net
Partenón en la Wikipedia

Simyo apoya (tímidamente) a GNU/Linux

Las últimas entradas en el blog vienen tratando del mismo tema, pero es que lo que me he encontrado hoy ha sido bastante curioso e interesante. Resulta que Simyo anuncia un (en principio) tímido soporte a GNU/Linux. Gente de la comunidad del Software Libre ya les han hecho una crítica constructiva, dándoles más información de la que ellos habían conseguido por sus propios medios y haciéndoles caer en la cuenta de que la mayoría de las distribuciones de GNU/Linux más actuales soportan de instalación su conexión y sus módems.

Sin emabrgo, creo que es muy importante que empresas de cierta importancia como es Simyo comiencen a dar un cierto soporte y apoyo a GNU/Linux y a los usuarios de Software Libre. Por otra parte, es un movimiento que veo no sólo normal, si no necesario, porque en los foros de Software Libre se habla bastante las tarifas de datos de Simyo como posibilidades muy interesantes para conectarse a Internet en movilidad, con lo que bastantes usuarios de sus tarifas de datos debemos ser usuarios de Software LibreEl aceptable número de comentarios y referencias que hay en la entrada lo demuestra.

Cómo favorecer que se programe más para GNU/Linux

Hace algún tiempo, hablé acerca de por qué es conveniente registrarse como usuario de Linux. Hoy estaba viendo juegos para ordenador por Internet y me he encontrado con una gran dificultad que tenemos los usuarios de GNU/Linux: que prácticamente la absoluta totalidad de las grandes producciones de juegos del mercado están desarrollados exclusivamente para sistemas operativos Windows. Con lo que no puedes independizarte completamente de estos sistemas cerrados y caprichosos si no estás dispuesto a renunciar a tus mejores juegos. Es cierto que algunos funcionan gracias a Wine o similares, pero no se puede comparar el utilizar un programa intermedio con utilizar el programa nativo en el propio sistema operativo. Te ahorras errores y, normalmente, el programa va más fluido; lo cual, en el caso de los juegos es muy importante.

Por otra parte, me acordaba de un reportaje sobre la investigación en cultivos que vi también hace unos meses, en los que un investigador de una plantación en Almería. El reportero le preguntaba por qué los tomates que se compran en los supermercados, los cuales muchos vienen de estos invernaderos, tienen tan buen aspecto, pero no saben a nada. Y el investigador respondió lo más claramente que se puede decir: porque la gente los pide. Si la gente empieza a pedir que no tengan tan buen aspecto, pero que sepan mucho mejor, investigaremos en la línea del sabor. Mientras pidan que tengan un buen aspecto, seguiremos investigando en la línea del buen aspecto”. Es decir, la ley de la oferta y la demanda.

Si aplicamos esta idea a los juegos de ordenador, o a cualquier otro programa, entenderemos que, como usuarios/consumidores, cuanto más pidamos que se desarrolle software para plataformas GNU/Linux, más software se desarrollará para estas plataformas. Si seguimos utilizando software para Windows, se seguirá desarrollando para Windows. Por este motivo, he escrito hace unos minutos a una de las principales empresas distribuidoras de videojuegos en España, para preguntarles si tienen, o planean tener un juego en concreto que me atrae sobremanera, preparado para correr en GNU/Linux. Con mi consulta única no conseguiré nada, pero si hubiera un gran número de consultas similares, estoy completamente seguro de que, al menos, se plantearían hacer la prueba de portar algún videojuego y, si saliera suficientemente bien (es decir, si les reportara suficientes beneficios), pasarían a editar más juegos para estos sistemas operativos. A continuación, un texto modelo del que he enviado:

Hola,

Me llamo XXX y soy usuario de GNU/Linux. Me pongo en
contacto con ustedes para preguntarles si es posible
utilizar su juego/software XXX en un sistema operativo
GNU/Linux, dado que no dispongo de ningún PC con Windows
original y no querría pagar el elevado importe de éste
únicamente para poder acceder a su software. En caso de
que no sea así, también quisiera saber si planean editar
sus programas en un futuro, con compatibilidad con
sistemas operativos GNU/Linux y así no discriminar a sus
cada día más usuarios.

Muchas gracias.

P.D.: Una nota para los desarrolladores de software que sólo editan para plataformas Windows y Mac: ¿No habéis pensado que, si desarrollárais para plataformas libres y gratuitas, favoreceríais que vuestros clientes se ahorraran una buena cantidad de dinero, si tan sólo necvsitan Windows o Mac para jugar a vuestros juegos?

http://www.alternate.es/html/categoryListing.html?cat1=35&cat2=101&cat3=999&cat1=47&cat2=101&cat3=999&tn=SOFTWARE&l1=Sistemas+operativos&l2=Versiones+completas&

La coherencia y los impuestos

Esta mañana, escuchaba la radio y han comentado la noticia de que un descendiente del dicatador Franco, está siendo investigado por estafar a Hacienda. Rápidamente, me he acordado de una idea que ya apuntaba en mi anterior entrada ¿Por qué en España no creemos en nosotros mismos?, hablando de nacionalismo español y de ser consecuentes con las acciones que se hacen. Precisamente, una de las acciones que creo que cualquier persona medianamente orgullosa de su país de be hacer es colaborar en la medida de lo posible con éste. Y eso implica pagar religiosamente los impuestos. Sin embargo, esos grandes empresarios y capitalistas que tanto se vanaglorian delorgullo nacional y que dicen Es-pa-ña, saboreando cada una de las sílabas son, en realidad, los que evaden impuestos, se llevan sus fortunas a paraísos fiscales, maquillan las cuentas de sus empresas a la hora de declarar beneficios, etc. etc. etc.

Si llegar a esos extremos, económicos y delictivos, el españolito de a pié también hace (hacemos) sus pinitos a la hora de ahorrarse unos duros y no pagar impuestos, que son para todos. Cuando hacemos una obra o una reforma en nuestra vivienda, poca gente paga los premisos de obra y un buen número pregunta al obrero si le puede facturar menos de lo que le paga, para reducir el importe del IVA, por ejemplo. Eso sí, luego nadie quiere pagar un peaje, ni que le cobren por aparcar en su barrio y todos queremos que la Seguridad Social sea gratuita, tener un buen paro, infraestructuras…

En resumen, coherencia.