Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

[tweetmeme source=’nombredetutwitter’ only_single=false]

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Quien paga las producciones culturales tiene sus derechos de explotación

Una idea que me ha rondado basante por la cabeza y que recientemente ha sido desarrollado por el abogado Carlos Almeida en una conferencia, por lo que no es ninguna idea descabellada, es la de obligar a publicar con una licencia libre una obra que ha sido financiada con dinero público, es decir, de tod@s. Así, si alguien quiere publicar su obra con una licencia copyright (todos los derechos reservados), deberá financiarla por su cuenta. Esta idea se fundamenta en el artículo 88 de la Ley de Propiedad Intelectual, que dice:

“Sin perjuicio de los derechos que corresponden a los autores, por el contrato de producción de la obra audiovisual se presumirán cedidos en exclusiva al productor, con las limitaciones establecidas en este Título, los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública, así como los de doblaje o subtitulado de la obra.”

Y teniendo en cuenta que el productor es quien aporta la financiación para la realización de la obra. En caso de que ésta se financie con dinero público, el productor es el mismo público, la ciudadanía a quien se le quiere cobrar de nuevo aldisfrutar de la obra. Algo completamente ilógico. Por este motivo, estas obras deberían tener una licencia abrierta, lo que no evita que empresas puedan utilizarla para su propio beneficio económico, sino todo lo contrario, ofreciendo su propio servicio, que en el caso de un cine es su sala, su proyector y su servicio de palomitas, mejorando enormemente la experiencia de disfrute de la obra, y por un precio más asequible. Además, los autores de la obra tienen trabajo y ganan dinero, luego todos ganamos y nadie pierde. No sé a qué esperan la Sra. Ministra de Cultura y el Sr. Ministo de Industria a poner esta idea en práctica. ¿O es que así sería más difícil forrarse a espuertas con el dinero de tod@s?

Mi carta a los parlamentarios españoles en el Parlamento Europeo

Estimados Sres/as. que ejercen mi derecho de representación en el Parlamento Europeo:

Me dirijo a ustedes con la intención de hacerles llegar mi profunda preocupación acerca del peligroso cariz que está tomando la reciente política europea en materia de cultura.

Lejos de defender las culturas europeas, concretamente la española, de potenciar nuestras lenguas, nuestra literatura, de difundir nuestras artes escénicas y de favorecer la formación de nuevos creadores, así como de defender la colectividad de nuestro país, ustedes están colaborando con una corriente que quiere censurar la libre circulación de conocimiento y contenidos culturales, cuyo acceso es un derecho reconocido en el Artículo 22 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Me pongo en contacto con ustedes, para rogarles, para pedirles, para exigirles que, como mis representantes legítimos en el Parlamento Europeo, que escuchen a todos los ciudadanos, a todas las personas, españolas y de otros países, que gritamos al unísono que queremos una Europa en la que la cultura sea realmente un bien universal y no un mero bien mercantil. Que todas las personas puedan acceder a las geniales creaciones que nuestros conciudadanos ponen nuestra disposición, para así poder alcanzar grados de desarrollo humano intelectual mayores. Que me permitan compartir mis propios contenidos culturales, ya que, en la sociedad actual, todas las personas somos creadoras y tenemos el derecho y la obligación moral de compartir nuestro talento con los demás. Igualmente, quiero que legislen para permitir a los autores y creadores que así lo quieren, gestionar sus propios derechos, con un grado de libertad inmensamente mayor al actual, regido casi en exclusividad por empresas disfrazadas de entidades sin ánimo de lucro.

Sres/as representantes del pueblo español en el Parlamento Europeo: es el momento de ser valientes, de decir NO a un grupo de presión con medios anticuados, que no quiere sino el estancamiento de la sociedad europea y mundial, impedir el desarrollo humano de las personas, mientras obtiene de ellas todo el beneficio económico posible, bajo las falsas justificaciones de proteger al indefenso, a quien luego dejan abandonado en cuanto les solicita su ayuda.

Por favor, lean, infórmense, escuchen al pueblo y actúen en consecuencia, según su moral y su ética les rigan la conciencia.

Ignacio Blanco Gómez
Coordinador del Comité Sectorial de Relaciones Públicas
Partido Pirata

Para mandar tu propia carta, puedes hacerlo desde el sistema Xmailer que Hacktivistas pone a disposición para tal fin.

¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes la banda ancha?

Publica el Partido Pirata, junto con más agrupaciones la siguiente nota de prensa, reflexionando sobre las medidas que el actual Gobierno de España quiere tomar respecto a Internet y los contenidos culturales y de entretenimiento:

Cerca de cuatro millones de ciudadanos no pueden acceder a la banda ancha en España en función de su sitio de residencia; a este indicador negativo para el desarrollo de la Sociedad de la Información en España, se le podrían sumar bajas masivas de clientes del ADSL más lento y caro de Europa.

Las entidades representativas de la comunidad internauta, los profesionales y los consumidores informáticos en España estiman en cuatro millones la cifra de clientes de banda ancha -ADSL y cable-modem- que podrían darse de baja, si finalmente se confirma el acuerdo entre RedTel y las sociedades de gestión de los derechos de autor, abanderadas por la SGAE, para que en España se dén tres avisos antes de que las operadoras de telecomunicaciones proveedoras de los servicios de Internet desconecten o ralenticen la conexión a Internet por usar redes P2P. A la disminución de ingresos se sumarían las posibles indemnizaciones que podrían derivarse por incumplimiento de contrato de las operadoras y las sanciones aplicables en base a los artículos 8 (”Restricciones a la prestación de servicios y procedimiento de cooperación intracomunitario“) y 11 (”Deber de colaboración de los prestadores de servicios de intermediación“) de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificado por la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información.

Mientras las operadoras de telecomunicaciones tratan de sortear la crisis, las sociedades de gestión de los derechos de autor, intentan conseguir prebendas para las empresas productoras de contenidos tratando de convencer a todo el mundo de que el intercambio de archivos entre particulares por Internet es un acto delictivo y que supone fuertes pérdidas al sector de entretenimiento.

Sin embargo tanto la fiscalía como las sentencias dictadas establecen que el intercambio de archivos con copyright restrictivo por redes P2P no es un delito y no es punible de ninguna forma cuando se trata de archivos públicos o bajo licencias copyleft (la mayoría de los casos)

Las propias entidades de gestión de derechos de autor han reconocido en el “Informe de la industria de contenidos en España“, publicado por ASIMELEC, que no hay una bajada de ingresos en el sector y que solo la música tiene un retroceso en la venta a través del canal tradicional (aunque no se informa del aumento de ingresos por, entre otros, actuaciones en directo, descargas y publicidad)

Lo cierto es que las negociaciones que se están llevando a cabo bajo el auspicio del Ministerio de Cultura, pueden suponer que algunas de las empresas más solventes y con mayor capacidad tecnológica de España empiecen a perder clientes a marchas forzadas. Lo que repercutirá en su cuenta de resultados y en su capacidad de mantener el empleo.

Pero lo más grave es que un acuerdo de esta naturaleza atenta contra la libre competencia, frena en seco el acceso a la Sociedad de la Información en España menoscabando los derechos civiles de los ciudadanos y alejando aún más el derecho constitucional de acceso a la cultura y al conocimiento.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Firmantes: hasta el momento, las siguientes asociaciones cívicas y partidos políticos han firmado esta nota:

* Asociación de Internautas (AI)
* Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería e Ingenierías Técnicas en Informática (RITSI)
* Asociación de Técnicos de Informática (ATI)
* Foundation for a Free Information Infrastructure (FFII)
* Partido Pirata (PIRATA)
* los Verdes

El documento está abierto a la adhesión de nuevos firmantes (se ruega notificar a cualquiera de los actuales, para su adición al listado de firmantes)

El fenómeno Chiki-chiki

Casi todo el mundo conocerá el fenómeno Chiki-chiki que se ha producido en los últimos meses, en el que un personaje del programa Buenafuente de la cadena de televisión La Sexta, llamado Chikilicuatre, ha conseguido llegar a ser el “artista” representante de España en el Festival de Eurovisión. Creo que merece la pena que nos paremos un minuto a reflexionar sobre este asunto. No porque la calidad de la canción sea buena, ni siquiera mediocre, sino por el trasfondo que se puede obtener.

Continúa leyendo El fenómeno Chiki-chiki