Internet no es hechicería

Leía ayer con estupor la entrada de Enrique Dans de ayer domingo, acerca de los comentarios del senador por el PSOE Félix Lavilla. Éste último, interpretaba de una forma casi mitológica lo que, desde los inicios de la popularización de Internet, ha sido una de las principales formas de expresión social y democrática. Por otro lado, Enrique Dans, presuntamente acusado de brujería por Lavilla, trataba de hacer entender, seguramente sin frutos, lo que cualquier persona que no milite en un partido político que se cree en posesión de la Verdad Absoluta y con cierta soltura en la Red e inquietudes políticas y sociales medias, sabe desde hace tiempo:

Por la Red, como buen medio de información, circulan, desde hace lustros, propuestas de acciones de presión de todo tipo, para conseguir múltiples fines. He sido testigo de acciones, desde la más sencilla, como reenvío masivo de correos electrónicos, pasando por envío de e-mail a las personas que pueden influir en organismos nacionales o internacionales, recogidas de firmas, publicación de textos, multiplicación de banners, hasta quedadas y organización de manifestaciones o concentraciones o llamadas apersonas con capacidad de influencia.

Las motivaciones de estas acciones son muy variopintas. Desde difusión de información y solicitud de colaboración en búsqueda de personas desaparecidas, pasando por presión a empresas para que cambien sus políticas con respecto a trabajadores o el medio ambiente, hasta presionar para revertir condenas de muerte. Y, en  todas y cada una de ellas, las personas que han participado lo han hecho libremente, sin ninguna obligación más que su propia ética y su moral. Y, siempre, siempre, han podido cambiar, modificar, matizar o manipular el texto que han enviado, si es que han querido hacerlo, aunque la mayoría de las veces hayan aceptado el texto incialmente propuesto. Otra cosas es que, los receptores, como usted y sus compañeros de poder, haya hecho caso omiso a esas matizaciones, enviando directamente las reclamaciones individuales a su carpeta de correo electrónico no deseado. Así, En ningún momento ha trascendido hechizo alguno con el que multiplicar tus seguidores en red social alguna, o conseguir las contraseñas de acceso de miles de direcciones de correo electrónico, para después enviar emails a políticos o empresas dispuestos a primar su interés propio por encima del general.

Sr. Lavilla, usted y sus anacrónicos compañeros de partido, deberían dejar de buscar enemigos invisibles, sobre todo entre sus electores, y dedicarse más a escuchar el ensordecedor clamor popular, que pide un sistema político más transparente y con una mucho mayor participación de la ciudadanía. Déjese de hechiceros y de sortilegios pues, por muy mágica que le pueda resultar a las personas ancladas en el siglo pasado, Internet no es magia ni hechicería, Internet es tecnología y un medio de comunicación global e instantáneo entre personas, libres e iguales, con sus influencias, sus razones y sus equivocaciones.

¿Puede la Coalición de Creadores dejar de decir sandeces? ¿Puede el gobierno dejar de legitimarlas?

Reproduzco a continuación un comunicado de Red SOStenible:

LES RECORDAMOS CADA DÍA:

¿Puede la Coalición de Creadores dejar de decir sandeces? ¿Puede el gobierno dejar de legitimarlas?

Antes que nada queremos recordar a Zapatero que comete un craso error histórico cuando dice que en su tiempo la erradicación de la piratería permitió el libre comercio en la rutas marítimas. Es importante recordarle que fue exactamente lo contrario: cuando en 1778 se acabó con la negación de la realidad – se finiquitó la absurda prohibición de cruzar el Atlántico a cualquier barco que no fuera español -, sólo así se acabó con 3 siglos de piratería.

Tras las últimas declaraciones de Sinde que demuestran haber dado por bueno sin rechistar un informe absolutamente sesgado y parcial de la Coalición de Creadores mientras hace caso omiso de centenares de informes profesionales que demuestran justamente lo contrario; tras el voto del PP en Europa que pide el impulso de la ley Sinde; la sociedad civil está indignada viendo una clase política en su gran mayoría al servicio de intereses económicos particulares, los mismos que han llevado el país a la ruina.

La sociedad civil repite que la Era Digital tiene que ser una fuente de prosperidad para todos. Criminalizar el intercambio de conocimiento para dejarlo en manos de multinacionales y capar la posibilidad de enlazar y publicar en la Red no son la solución a los probelmas de la industria cultural. Sólo hay una solución justa y acorde con los tiempos que corren: acompañarla en su camino a la reconversión y exigirle compromiso con nuevos modelos de negocio.

Frente a aquella clase política sin memoria, la ciudadanía sí la tiene. A partir de hoy, para que recuerden, iremos RE-publicando en nuestras redes sociales cada día un informe diferente hasta que se acabe la discusión parlamentaria de la LES. Cada día (les) recordaremos algunos de los artículos e informes que demuestran que lo que dice la Coalición sobre sus pérdidas son cálculos anacrónicos. Que dejen de soñar. Un mundo en el que se podían enriquecer infinitamente vendiendo un trozo de plástico a 25€ se ha acabado. Que adapten su negocio y dejen de molestar.

La publicación de los informes irá acompañada de las siguientes frases: SI LA CLASE POLÍTICA NO TIENE MEMORIA, LA CIUDADANÍA SÍ LA TIENE. SI LA CLASE POLÍTICA NO TIENE EN CONSIDERACIÓN EL BENEFICIO DE LA SOCIEDAD ENTERA, LA CIUDADANÍA SÍ LO HACE. PARA UNA ERA DIGITAL BENEFICIOSA PARA TODO EL MUNDO: NO AL CIERRE DE WEBS. SINDE PÍRATE. Pedimos la dimisión de la Ministra de Cultura por estar al servicio de la industría del entretenimiento.

Desde http://ningunterra.com/:

De Thomas Paine:

La infidelidad no consiste en creer o no creer; consiste en profesar que se cree lo que no se cree. Es imposible calcular el perjuicio moral, si se me permite expresarlo así, que ha producido la mentira mental en la sociedad. Cuando el hombre ha corrompido y prostituido de tal modo la castidad de su mente como para someter su profesión de fe a algo que no cree, se ha puesto en condiciones de cometer cualquier otro crimen.”

De T. H. Huxley:

La base de la moralidad es… dejar de simular que se cree aquello de lo que no hay pruebas y de repetir propuestas ininteligibles sobre cosas que superan las posibilidades del conocimiento.”

http://red-sostenible.net/

Visto en el blog de Enrique Dans.

Auditude: visión de negocio del S.XXI

Los motivos por los cuales las sociedades gestoras de derechos de autores (y, sobre todo, editores, no lo olvidemos), se empeñan en cobrar a todos sus clientes (que, potencialmente, somos somos tod@s) un canon por cualquier soporte digital son, desde mi punto de vista, principalmente dos:

  1. Es la forma más fácil de cobrar una buena cantidad de dinero todos los meses sin necesidad de trabajar todo el tiempo. Es decir, trabajas seis meses, sacas un disco, película o cualquier contenido “cultural”, y los otros seis te dedicas a recibir el “subsidio” que pagaremos el resto de españoles por copiar su creación pero, sobre todo, por copiar las nuestras propias.
  2. Por que no les da la gana (o la cabeza) de adaptar su modelo de negocio anticuado a una sociedad en constante cambio y comunicación, sobre todo porque, si el Gobierno de turno (o alternancia), les apoya casi incondicionalmente, como es el caso actual, es más fácil mantenerlo y esperar el “subsidio”.

Esto, aparte de absolutamente vergonzoso, sobre todo en una época de crisis como la actual, ya que perjudica enormemente, por un lado, a las empresas que venden estos productos, que ven sus precios incrementados irremediablemente, con lo que tienen menores ventas; y por el otro, a la Administración, que no recibe el I.V.A. ni el impuesto de sociedades derivados de la venta de esos productos, que se pasan a adquirir en tiendas portuguesas, francesas o andorranas (el que no quiera ver, que no vea).

Sin embargo, sí que hay gente en el Mundo que tiene una visión acorde a su entorno y los cambios que en el mismo se producen. Así, la página de compartición de vídeos Auditude, similar a la archiconocida Youtube. La novedad que presenta esta página es que permite libremente que quien quiera suba cualquier vídeo, aunque tenga fragmentos que estén protegidos por derechos de autor, ya que examina todos los vídeos que se suben, reconoce los posibles fragmentos de otros vídeos y hace negocio para el autor con ellos en estos trozos. Si esto no es pensar correctamente un negocio y defender los derechos de autor, que venga Teddy Bautista y lo vea (o mejor no).

Visto en la entrada  “Auditude: sube el vídeo que te dé la gana” de la bitácora de Enrique Dans.