Libro: 1984 (George Orwell)

[tweetmeme source=’nombredetutwitter’ only_single=false]

1984, de George Orwell (Motihari 1903 – Londres 1950) es el último libro que he leído. Es uno de esos libros a los que les tienes ganas desde hace mucho tiempo pero por una razón o por otra, nunca has llegado a leerlo. Al final, como no estaba en la colección de la familia ni de gente con la que suelo intercambiar libros, me decidí a conseguirlo por otro medio, así que me lo pedí para mi cumpleaños y, efectivamente, cayó (gracias, chavales/as 😉 ).

Esto libro hay que cogerlo con cuidado. Es una novela, pero en muchas ocasiones roza el ensayo. La historia es una mera excusa para describir un sistema político y social ficticio. Tiene grandes descripciones y se mete profundamente en las sensaciones y sentimiendos del protagonista (vamos, justo lo que a mí más me gusta). Es bastante denso y hay que estar preparado para leerlo. Además, es importante meterse en la mente de las personas gobernadas bajo el Ingsoc para comprender sus reacciones y no pensar que todo es absurdo.

El volumen habla de una sociedad ficticia que en el año 1984 (futuro lejano en la época en que fue escrito, 1945-48 ) ha evolucionado hasta el Ingsoc (Socialismo Inglés), que viene a ser el sistema político totalitario perfecto. Orwell lleva el socialismo totalitario que se estaba desarrollando en el momento de escribir el libro hasta su extremo. El Ingsoc es regido por el Partido, que se compone de el Partido Interior, formado por la élite política del momento y el Partido Exterior, que vendría a ser algo así como la gente afín al régimen que trabaja en él. El pueblo llano gobernado son llamados “los Proles”, en clara alusión al proletariado.

El sistema político es perfecto. Esto quiere decir que las personas que están en él no sienten la necesidad de revelarse contra él. De hecho, no saben qué es una revolución, por lo que esa idea no tiene cabida en sus mentes. Esto es conseguido por medio de, principalmente, varias técnicas:

  • El crimental: Cualquier actitud, pensamiento, sentimiento o idea que pudiera llegar a derivar en la idea de insurrección es considerada crimen y todo el mundo tiene la obligación de denunciarlo. Sobre todo, los niños, que son los principales vigilantes y delatores de sus padres, lo cual es motivo de gran orgullo para los progenitores. También es importante el papel de las telepantallas, televisores con cámara que controlan todos los movimientos de los miembros del Partido y que son utilizados como medio de propaganda.
  • La manipulación del pasado: La gestión del Partido siempre tiene que ser la mejor gestión y siempre tiene que ir a mejor, aunque se reduzcan las raciones de alimentos, la producción, etc. Esto se consigue mediante la manipulación del pasado. Es decir, cualquier libro, documento, escrito, discurso, etc. es manipulado para demostrar que el presente siempre es mejor que el pasado, que las personas viven mejor cuanto más sometidas al Partido están.
  • La Neolengua: lengua derivada del inglés cuya función es la de limitar el pensamiento de las personas que la usan. Como sabrá cualquiera que haya estudiado otro idioma medianamente a fondo, la lengua y la cultura de un pueblo están íntimamente ligadas, ya que la forma de pensar y de organizarse de este pueblo se plasma en la lengua, y las acciones de los individuos están, no limitadas, sino yo diría, conducidas, por su lengua. Es decir, en español tenemos multitud de tiempos verbales pretéritos, futuros y presentes y el subjuntivo, por lo que, a veces, el idioma inglés parece que se nos queda corto para exprasarnos en cuanto a tiempos. Para saber más acerca de la Neolengua, podéis ver su artículo en la Wikipedia.
  • Control del sexo y la reproducción: el sexo extramatrimonial está prohibido, y el matrimonial tiene la única intención de la reproducción (se nota que el libro está escrito en 1948, ya que ahora mismo, se podría haber imaginado la reproducción asistida sin necesidad de sexo). De esta forma, se consigue que los miembros del Partido (los proles son completamente ignorados) sean individualistas y se encuentren en un constante estado de tensión controlado, tensión que se libera con el odio al enemigo y al crimental y la adoración al Gran Hermano.

Como conclusión, creo que es un libro muy recomendable para gente que le guste pensar acerca de cuestiones políticas, sociales, y, en general a cualquiera que sea capaz de valorar su libertad. Por supuesto, los comentarios respecto al libro y a las ideas expuestas o cualquier cosa relacionada con esta entrada son bienvenidos.