Prediciendo el futuro: la caída de Windows

Tengo la convicción de que ha llegado el final del monopolio de los sistemas operativos Windows de Microsoft en los ordenadores personales. ¿Por qué? Porque XP pasó demasiado tiempo siendo el sistema operativo más utilizado en ordenadores personales y aun lo sigue siendo, y porque, cuando estás arriba del todo, lo único que puedes hacer es caer, no subir más. Sin duda, Windows 7 terminará imponiéndose en el mercado el próximo año, y será el sistema operativo más vendido en ordenadores personales, porque “es lo que hay” y porque Mac es para pijos fashion y GNU/Linux para frikis.

Hasta ahí, no hay ninguna duda de que esto será así. Sin embargo, mucha gente está quitando Vista para instalar XP (tremendo error, porque XP no soporta nuevas tecnologías como Vista ó 7, pero bueno) y, tanto Vista como 7 modifican completamente la experiencia de usuario. Muchos usuarios “avanzados” que han probado Windows 7, dicen que la experiencia es mucho mejor con Windows 7, pero es que la gente con pocos conocimientos de informática y menos ganas de aprender, no quiere algo mejor, quiere lo mismo que tenía antes y, si tiene que cambiar, a la mayoría le da igual si es a Windows, a Mac, a GNU/Linux o a BSD.

Es en este momento en el que entrará un nuevo jugador en escena, Google, con su Chrome. Y Google sí que tiene fuerza como para desplegar su sistema operativo, este sí que totalmente revolucionario, no como una simple mejora y adaptación a los “nuevos tiempos” como Windows. Y, además, con base Linux, es decir, con características comunes con muchas distribuciones de GNU/Linux.

Es la fuerza combinada de, por una parte, una extensión de gente que empieza a atreverse a utilizar otras cosas a parte de Windows, dado que tienen que dejar atrás XP sí o sí, junto con el gran soporte que Google dará a su Chrome, lo que hará que Microsoft inicie su declibe definitivo en el segmento de los sistemas operativos de escritorio, hasta pasar a ser “uno más”, en vez de “el único”.

Esta entrada no es más que una predicción. Veremos a ver qué tenemos allá por 2012.